Buscar

Entrevista: Reducir la desnutrición infantil en Bolivia

Tuvimos la oportunidad de trabajar con Worldcoo y Ayuda en acción en un proyecto de donación para ayudar a reducir la desnutrición infantil en Sopachuy, Bolivia. 4.427 colaboradores de Nicequest se sumaron a esta causa y juntos pudimos recaudar más de 9.500 euros para ayudar a más de 200 niños y adolescentes, aumentando los ingresos familiares y promoviendo buenas prácticas de higiene y consumo responsable. Puedes echar un vistazo al resumen de la campaña aquí.

Para conocer más en detalle la campaña, os traemos una entrevista realizada a Miquel y Mireia, dos de los embajadores de Worldcoo. Ellos viajaron hasta Sopachuy, una de las aldeas con mayor índice de desnutrición infantil en Bolivia y nos han contado cómo ha impactado nuestra colaboración.

Lea la entrevista a continuación

¿Cómo describirías Sopachuy?

M: Sopachuy es un municipio formado por 9 comunidades repartidas en un amplio territorio. Nosotros fuimos hasta Amancaya, una de las más importantes. Para llegar allí, tardamos 4 horas en coche desde Sucre, la ciudad más cercana. La última hora y media, la carretera por la que viajábamos se convirtió en un camino sin asfaltar, un camino que suele quedarse intransitable en época de fuertes lluvias. No existe ningún tipo de transporte que llegue hasta la comunidad, y la única forma que los habitantes tienen de salir es a pie.

La comunidad tiene una economía de subsistencia agraria organizada en huertos familiares. Por lo general se cultiva maíz aunque recientemente se han introducido también cultivos de verduras y hortalizas. Existe una ganadería muy básica, sobre todo porcina y vacuna.

Las calles del pueblo son de tierra, con grandes hoyos hechos por el agua de la lluvia. Las casas son de adobe, aunque están empezando a construir con tochos. Desde hace 3 años, las casas tienen electricidad. El agua corriente no está presente en todas las casas ni tampoco es potable y, por ello, la mayoría acude al río a lavar la ropa, asearse y a recoger agua para cocinar y beber.

La comunidad dispone de un centro de salud que abarca otras 4 comunidades más (San Isidro, Achatalas, Chavarria y Alisos) y una escuela de educación primaria y secundaria. Este año tienen 250 alumnos de entre 6 y 16 años. Algunos de los niños tienen que caminar hasta una hora y media cada día para llegar a la escuela.

 

Condiciones de vida en Sopachuy, un municipio en Bolivia

 

¿Cómo son sus habitantes?

M: Los habitantes de Amancaya son quechuas y ésta es su lengua materna. Son familias extensas y suelen tener más de 4 hijos.

Su nivel educativo es muy básico, probablemente la mayoría solo llegó a cursar la primaria. En general nos parecen gente introvertida y cerrada.

Son católicos, muy creyentes, y mantienen algunas tradiciones relacionadas con la Pachamama y el tributo a la tierra.

 

¿Cuáles han sido las principales consecuencias tras la implementación del programa social de Ayuda en Acción en la zona?

M: Los principales efectos fácilmente visibles en la comunidad han sido las mejoras en la escuela (nueva cocina, lavamanos, limpieza del patio), el nuevo centro de salud y la mejora en los hábitos higiénicos y alimentarios de la población.

Gracias a la campaña realizada en Nicequest se han conseguido reducir los casos de desnutrición  infantil, sobre todo de los menores de 5 años. Antes del inicio del proyecto, el 21% de los niños sufrían malnutrición severa, mientras que ahora ha descendido hasta el 5%.

 

La campaña de Nicequest ayudó a aumentar los ingresos de los agricultores y a mejorar el acceso al agua de riego.

 

Durante la visita, habéis tenido la oportunidad de hablar con algunas de las familias que se beneficiaron directamente de este proyecto. ¿Qué opinan de todo ello?

M: Después de la visita a Sopachuy, el agradecimiento es el sentimiento más común y sincero que nos transmitieron todos sus habitantes. Se valora muy positivamente que la ayuda se haya hecho en forma de “acción” en la que ellos han tenido que tomar parte, porque se han sentido partícipes y han sido conscientes que en sus manos está la posibilidad de mejorar y tirar adelante.

En palabras de Elvira, una profesora de primaria de la localidad, “Lo que me gustó de este proyecto es que nos han hecho trabajar. La ayuda viene y se va, pero la chispa para trabajar se ha quedado”.

 

Aunque el proyecto terminó hace ya unas semanas, los habitantes de Sopachuy siguen trabajando con el fin de continuar mejorando su calidad de vida. ¿Cuáles son a día de hoy sus prioridades?

M: Por orden, sus prioridades son:

  1. Mantener los hábitos aprendidos en higiene y alimentación saludable.
  2. Retener a los jóvenes en la escuela para que terminen la educación secundaria.
  3. Asentar la economía agraria para no tener que abandonar el pueblo.
  4. Retos de salud relacionados con el VIH, embarazos en adolescencia y seguir trabajando en el seguimiento de la desnutrición.

 

La campaña ayudó a promover hábitos alimenticios saludables en todas las familias.

 

¿Qué es lo que os lleváis de esta experiencia?

M: Poder visitar este proyecto nos ha dado la oportunidad de conocer otra realidad de Bolivia, una realidad muy extendida, pero a su vez desconocida. El ámbito rural vive en condiciones precarias y con una calidad de vida muy baja.

En relación al proyecto, nos ha gustado mucho poder visitar un caso de éxito en el que se ha conseguido involucrar a todos los afectados (ONG, profesores, centro salud, padres, alumnos, gobierno municipal) para conseguir su objetivo. Y esto es palpable con las reacciones del pueblo; ellos han asimilado y adquirido las propuestas de la ONG como propias.

Finalmente, hemos corroborado que los grandes avances se hacen con pequeñas acciones. Lo más importante es que sean propuestas acertadas y adaptadas a las necesidades y capacidades de la zona de actuación. En este caso concreto, hemos visto un plan de acción que encaja con las casuísticas del entorno y esto ha conllevado el éxito del proyecto.

 

¿Quieres donar tus Caracolas por una causa como esta? Ve a nuestras campañas de donación actuales. 

 

Añadir un comentario

*

Arriba