Buscar

¿Cómo duermes? Tu personalidad según la postura

¿Sabías que pasamos un tercio de nuestras vidas durmiendo? Nuestro cuerpo lo necesita para relajarse y coger fuerzas para afrontar un nuevo día. Un aspecto importante para aprovechar al máximo el tiempo que pasas durmiendo es tener un colchón cómodo, almohadas de alta calidad y un buen somier ajustable, además de convertir el dormitorio en un refugio para dormir, libre de las interminables distracciones del mundo exterior. La posición en la que duermes es muy importante para descansar bien y puede afectar a tu bienestar.

Se dice también que el modo en que dormimos revela facetas importantes sobre nuestra psique. En verdad, no hay ninguna base científica sobre los estudios de las personalidades relacionadas con la postura, sin embargo, hay médicos y psicólogos que intentan relacionar las posiciones con tipos de personalidades, basándose en teorías sobre el lenguaje corporal.

Según Robert Glatter, profesor de Medicina en un hospital de Nueva York, “el lenguaje corporal que tienes mientras duermes revela muchas cosas sobre tu personalidad interna y profunda, incluida la imagen que tienes de ti mismo y tus miedos, así como en lo que crees y lo que deseas”. Veamos algunas de las posiciones más comunes y descubre si realmente se parecen a tu personalidad.

Posición del bebé

La posición fetal para dormir es la más popular de todas. Según una encuesta realizada por el especialista en sueño Chris Idzikowski, el 41% de todas las personas que duermen utilizan esta posición para dormir. Tiene sentido, ya que todos hicimos esto una vez en el útero. Si te pones en posición fetal mientras duermes, es posible que seas alguien que es duro por fuera pero que que esconde una naturaleza tímida y sensible en su interior. Eres una persona más introvertida o cerrada, ya que tu posición delata que quieres protegerte.

Dormir de costado

Dormir de costado con la espalda recta y piernas ligeramente dobladas hacia adelante ofrece el mejor descanso, ya que esta postura permite que los músculos se relajen y que la columna vertebral se mantenga en una posición correcta durante toda la noche. El tipo de personalidad que dice esta postura de ti es que tienes una facilidad natural para vivir con otras personas, sobre todo porque expresas fácilmente tus sentimientos. Eres una persona amistosa, tranquila y reservada, pero con una personalidad un tanto compleja a la que le cuesta tomar decisiones.

Boca abajo

Otra de las más comunes: acostados boca abajo y con las manos rodeando la almohada y la cabeza vuelta hacia un lado. Esta postura no es recomendable para la salud: puede resultar incómoda y desarrollar dolores en el cuello y en las articulaciones de la mandíbula. Se dice que estas personas son más susceptibles e intranquilas de lo habitual. Además anhelan tener el control, pues lo que sienten es que todo en su vida está patas arriba y, por lo tanto, a menudo se despiertan con mucha ansiedad.

Boca arriba

Dormir boca arriba puede favorecer a las personas que sufren dolores lumbares, pero duplicará la probabilidad de roncar y sufrir apnea del sueño. Si en esta posición duermes con los brazos pegados a los costados (posición del soldado) significa que no te gusta ser el centro de atención y que eres reservado, perfeccionista, estricto y exigente. Si en cambio, duermes con los brazos despegados (posición estrella de mar) significa que eres generoso, cuidadoso y que te encanta la buena compañía

 

¿Y si duermes en diferentes posiciones en lugar de una sola? Es señal de que tienes una personalidad multifacética… ¡que ni siquiera tú mismo puedes entender por completo! 😅

 

¿Sabías que tu posición al dormir puede revelar algunos rasgos de tu personalidad? Y tú, cuéntanos, ¿en qué posición duermes?

Añadir un comentario

*

  1. Evelyn | 7 July, 2021

    No existe posición en la que no duerma.

Arriba
¿Aceptas el uso de cookies en Nicequest?

Utilizamos cookies y tecnologías similares para recopilar información. Algunas son necesarias para que nuestra página web funcione y no se pueden desactivar. Otras son opcionales, como las cookies de terceros que se utilizan para medir, analizar y mejorar tu experiencia.